Actualidad IEH CEU

Ir a Inicio

Memoria e Historia


Memoria e Historia es el nombre de una colección de trabajos breves que publica La Razón sobre la Guerra Civil Española, la mayor tragedia que ha azotado a los españoles en los últimos cien años. Se trata de una iniciativa dirigida por el Instituto CEU de Estudios Históricos de la Universidad CEU San Pablo, centro que tiene entre sus fines investigar, divulgar y preservar la historia de España. La colección que publica La Razón entra en la controvertida cuestión de la Memoria Histórica y está en la línea de otras actividades del Instituto, como el Congreso Internacional «La otra memoria» (2008), la serie documental de 13 capítulos «Mitos al descubierto» (2012), el proyecto «Checas de Madrid» (2012), el programa informativo «Noticiario 1936» (2019) y la recientemente creada de Cátedra de Historia, Memoria e Identidad.

El concepto de Memoria Histórica es un concepto ideológico e historiográfico de desarrollo relativamente reciente, que puede atribuirse en su formulación más común a Pierre Nora,​y que viene a designar el esfuerzo consciente de los grupos humanos por encontrar su pasado, sea este real o imaginario. Es la memoria colectiva, definida como la memoria de acontecimientos no vividos directamente, sino transmitidos por otros medios, es decir, un registro intermedio entre la memoria viva y las esquematizaciones de la disciplina histórica.

Artículos publicados

«Mochín Triana: la gran figura del fútbol que mataron en Paracuellos», por Luis Montero Trénor  (La Razón, 11/11/2020)

«La sentencia del abuelo de Pablo Iglesias que lo libró de la muerte», Luis E. Togores Sánchez (La Razón, 11/11/2020)

«Andreu Nin, el marxista incómodo para la izquierda», por César Alcalá (La Razón, 11/11/2020)

«‘Matadlos, que son curas’: a la orden de Largo Caballero», por José María García de Tuñón Aza (La Razón, 12/11/2020)

«Genealogía del ‘terror rojo'», por Fernando José Vaquero Oroqueta (La Razón, 13/11/2020)

«Madrid, capital de los mártires de la fe», por Paco Serrano (La Razón, 14/11/2020)

«Agapito García Atadell, el chequista más sanguinario del invierno del 36», por Sara Izquierdo Álvarez (La Razón, 15/11/2020)

«El fraude oculto de la II República», por Jorge Vilches (La Razón, 15/11/2020)

«Así censuraba el Frente Popular: quema de redacciones y periodistas muertos», por Cristina Barreiro (La Razón, 17/11/2020)

«Los barcos que se convirtieron en checas en Cataluña», por Javier Barraycoa (La Razón, 18/11/2020)

«La influencia soviética en los asesinatos de Paracuellos del Jarama», por José Luis Orella (La Razón, 19/11/2020)

«Málaga, verano de 1936: la historia de ‘Perro'», Luis E. Togores Sánchez (La Razón, 22/11/2020)

«Así fue la represión frentepopulista en el País Vasco», por José Luis Orella (La Razón, 23/11/2020)

«Cuando ‘La Brigada de la Muerte’ recorría Tarragona», por Javier Barraycoa (La Razón, 25/11/2020)

«Odio y sangre en alta mar: una carnicería en la Marina española», por Lucas Molina Franco (La Razón, 26/11/2020)

«Noviembre de 1936: así mataron a mi familia en Paracuellos», por Consuelo Martínez-Sicluna y Sepúlveda (La Razón, 28/11/2020)

Cuatro universidades chilenas se adhieren a la Cátedra Internacional CEU Elcano


La residencia del embajador de España en Chile ha acogido uno de los actos más emblemáticos de la Cátedra Internacional CEU Elcano. Primera Vuelta al Mundo, una cátedra creada por iniciativa de la Armada Española y la Universidad CEU San Pablo y que cuenta con el patrocinio de Mapfre. Tanto Chile como España llevaban meses preparando la celebración conjunta del descubrimiento del Estrecho de Magallanes, hace 500 años.

El descubrimiento del Estrecho de Magallanes fue uno de los hitos de la primera circunnavegación de la tierra, puesto que la existencia del paso en el sur de América era vital para comprobar que se podía navegar desde España hasta el sudeste asiático, donde se encontraban las islas Molucas (actual Indonesia), tan importantes para comerciar en Europa con las especias, uno de los productos más valorados en la Europa moderna.

La pandemia actual ha hecho que se limitaran los actos conmemorativos, pero Chile y España han puesto todos los medios para estar a la altura de este aniversario. Los asistentes han tenido la ocasión de ver las imágenes de los buques escuela Esmeralda y Juan Sebastián Elcano navegando juntos por el Estrecho.

La Cátedra no podía ser ajena a estas conmemoraciones y ha encontrado perfectas sinergias con universidades chilenas, que han apoyado sus objetivos mediante la firma de cartas de adhesión, con el propósito de celebrar actividades conjuntas en las que participarán estudiantes españoles y chilenos.

Entre las autoridades asistentes, además del anfitrión, el embajador Enrique Ojeda, y de la directora de la Cátedra, María Saavedra Inaraja, se encontraban la secretaria ejecutiva del Consejo Presidencial Chileno 500 años del Estrecho, Mª Cecilia Guzmán; los almirantes Santiago Barber (Armada Española) y Marcelo Gómez (Armada de Chile); los agregados naval y cultural de la Embajada, y las autoridades de las universidades que se han adherido: Pontificia Universidad Católica de Chile, Universidad Santo Tomás, Universidad Adolfo Ibáñez y Universidad San Sebastián.

En las diversas intervenciones se ha destacado la gesta náutica que abrió la posibilidad de navegar todo el planeta a través de los mares. Igualmente, se han comparado las dificultades que vencieron aquellos navegantes, uniendo al mundo a través de la mar, con la situación actual de pandemia que afecta a todo el planeta. La unidad nos ha llevado y nos lleva a superar situaciones de enorme dificultad.

A partir de ahora, comienza la tarea conjunta entre las Universidades CEU, Universidades CEU San Pablo (Madrid), Universidad CEU Cardenal Herrera (Valencia) y Universitat Abat Oliba CEU (Barcelona), y el Centro de Estudios Universitarios Cardenal Spínola (Sevilla) con sus nuevos socios chilenos, con el convencimiento de que trabajar juntos desde ambos lados del Atlántico proporcionará múltiples posibilidades de dar a conocer la historia conjunta a través de la cultura naval.

Elcano, viaje a la historia


 

Tomás MAZÓN SERRANO, Elcano, viaje a la historia, Madrid: Ediciones Encuentro SA, 2020, primera edición, 328 p., ISBN 978-84-1339-023-9

Este libro, llamado a contar entre los principales elementos del legado de la conmemoración del V Centenario de la primera vuelta al mundo, presenta lo más relevante del trabajo de Tomás Mazón Serrano en los últimos años para difundir y dar mayor precisión y coherencia al relato de la expedición de la Armada al Maluco, con una exhaustividad, profundidad y rigor sin parangón hasta el momento.

 

Tres aspectos contribuyen especialmente al valor único de esta obra. En primer lugar, está el que Tomás nos reconstruye la ruta -derrota que dirían los marinos- de la expedición de Magallanes y Elcano, con el método y perseverancia del investigador histórico y la precisión científica del ingeniero, especialmente los acaecimientos seguidos por sus dos principales naos, la Victoria y la Trinidad. El segundo es que, habiendo revisado y estudiado todas las fuentes originales coetáneas, así como los estudios llevados a cabo sobre la gesta, especialmente en los últimos años, presenta un trabajo de síntesis y coherencia a los relatos y testimonios de sus protagonistas, escritos que a veces pueden aparecer como no concordantes. Finalmente, y sin perder de vista la grandeza épica de la gesta, Tomás nos la hace más humana por el detalle que proporciona de las vicisitudes de sus tripulaciones, desde sus capitanes generales y oficiales hasta el más humilde de los grumetes y pajes.

La metodología investigativa y el esmero científico del trabajo del autor logran que la visión -relato que se diría hoy en día- que tras su lectura nos queda de la epopeya náutica más importante de la Historia mejore notablemente aquella otra más imprecisa e incompleta que el público general puede haber tenido desde hace un siglo a través de la obra de Stefan Zweig, Magallanes, el hombre y su obra. Este último trabajo buscaba presentar un perfil sicológico de Magallanes, para lo que el autor austriaco utilizó como hilo conductor el relato de Antonio Pigafetta, arrastrando con ello sus muchas imprecisiones y fantasías. Tomás Mazón nos ofrece una obra que por su calidad puede llegar a convertirse en el referente de la gesta que sustituya a la anterior para el público general.

En resumen, con este libro, a caballo entre la divulgación de alto nivel y el rigor historicista de la revisión de los hechos y circunstancias de la expedición a la luz de todas las fuentes documentales disponibles, Tomás Mazón nos acerca a la consecución del principal objetivo del V Centenario de la primera vuelta al mundo: lograr que los españoles, pero también el mundo entero, lleguen a tener una idea precisa de la expedición de Magallanes y Elcano y de la figura y papel del marino de Guetaria en esta gesta.

La obra está concebida para ser leída independientemente, pero para aquellos que busquen mayor detalle o precisión pueden encontrarla en la página web de Tomás Mazón www.rutaelcano.com

Ignacio Horcada

Un Museo Naval renovado


 

“Y así, cuando el visitante termine su recorrido, se pretende que no solo haya disfrutado y aprendido, sino también, que tenga el convencimiento de que pertenece a una nación secular cuya Armada lleva ocho siglos al servicio de España.”

 

Con estas palabras finaliza la presentación que la web del Museo Naval dedica a la renovada exposición permanente. Después de año y medio de trabajo a contrarreloj, vuelve a abrir sus puertas a los visitantes, y lo hace con un renovado discurso, una estética más actual, aunque conserva en algunos espacios ese estilo un tanto “decadente” que a muchos nos gustaba.

La primera impresión del visitante, una vez que ha subido la escalera cubierta de madera y estructurada a semejanza de las cuadernas de un buque, es que el espacio es más diáfano, menos abigarrado de lo que era y, por tanto, el visitante puede detenerse con calma en las piezas que quiera contemplar desde cualquier punto de vista.

El discurso museográfico ha sido transformado para ofrecer una síntesis cronológica de la historia de nuestra armada. Como señala el libro Historia de la Armada recientemente editado por el Ministerio de Defensa, sobre la mar se han escrito muchas páginas de la historia de España. Y esto es lo que nos vamos encontrando. Partiendo de los retratos de los almirantes Bonifaz y Roger de Lauria, antecedentes castellano y aragonés de los marinos españoles, se inicia una travesía que nos llevará hasta las actuales misiones permanentes de la Armada Española, como la operación Atalanta contra la piratería en el Índico, o diferentes actuaciones humanitarias desarrolladas en colaboración con organismos internacionales.

 

Ático original de la Puerta del Mar, del arsenal de La Carraca

 

Desde el punto de vista del relato museístico, las cartelas y paneles que acompañan cada pieza, o dan entrada a las diferentes salas, han ganado mucho en esta nueva versión del museo. Dado que, en la actualidad, por razones sanitarias no se pueden utilizar audioguías, el visitante puede seguir de manera atractiva y ágil el recorrido cronológico. Además, la estructura del museo permite hacer otro tipo de recorridos temáticos, también señalizados a lo largo del recorrido. Todo dependerá de lo que se busque en la visita, y del tiempo con que se cuente. Si se tiene poco tiempo, siempre hay la opción de buscar las piezas más señaladas. A mi juicio, eso no es recomendable, puesto que se pierde precisamente el aporte cronológico que da sentido a la colección. En caso de no contar con un mínimo de dos horas para verla completa, sugiero hacer uno de los itinerarios transversales que se proporcionan:

  • Ocho siglos de historia
  • Marinos ilustres
  • Construcción naval
  • Del arte de marear a la ciencia de navegar
  • Armamento naval
  • La evolución de la Armada
  • Intercambios culturales

También existe la posibilidad de explorar los espacios monográficos, que centrarán la visita en algún aspecto concreto a través de una selección de piezas realizada por el propio museo.

Sin embargo, creo que, si se quiere obtener el máximo provecho de la visita, lo ideal es seguir el relato cronológico. Como señalaba recientemente el director del Instituto de Historia y Cultura Naval, almirante Juan Rodríguez Garat, el objetivo perseguido en este nuevo museo es el de poner las piezas con las que cuenta el museo al servicio de la historia de la Armada. No estamos visitando un museo de artes decorativas, o una gran pinacoteca: estamos ante la visualización de ocho siglos de historia en la mar.

 

Modelo nao Victoria elaborado por personal de la Fundación Museo Naval. 2020

 

Ya se ha convertido casi en tópico señalar que los españoles conocemos más el desastre de la Gran Armada, o la derrota de Trafalgar. Pero el tópico responde a una realidad que ha definido nuestra mirada. En la tradición cultural y artística española hay una cierta tendencia a vincular el heroísmo con la derrota honorable. Quizá sea una herencia del romanticismo, pero lo cierto es que en pintura y escultura durante años se ha representado al héroe español exhalando su último aliento, como reflejo del honor. Y no hay duda de que tenemos muchos héroes que dieron su vida entregándola por España. Pero sería injusto con la historia reflejar solo ese heroísmo. Porque también tenemos héroes que vencieron y sobrevivieron a múltiples expediciones o combates. Si en los siglos XVI y XVII España se podía considerar la gran potencia marítima es porque supo demostrar su fortaleza en el mar. Pero es que, además, la realidad de la historia de España pasa por las numerosas exploraciones científicas, que a veces ni los españoles conocemos en profundidad.

 

Combate naval

 

Pero no piense el futuro visitante que vamos a entrar en un espacio triunfalista “para mayor gloria de España”. Están presentes San Vicente, Trafalgar, Cavite, Santiago de Cuba, y tantas otras batallas en la que los barcos españoles fueron derrotados. La historia es como fue, y así se refleja en la narrativa del museo: se hilvanan victorias y derrotas, audaces exploraciones que muchas veces fueron culminadas con éxito, pero también con muchas pérdidas, como la propia expedición de Circunnavegación que conmemoramos en su V Centenario, en la que solo regresó una nave de las cinco que partieron. El himno de la Armada refleja con palabras de Pemán lo que estamos viendo en el museo:

“Hay que morir o triunfar,

que nos enseña la Historia

en Lepanto la Victoria

y la muerte en Trafalgar”

 

 

Si tuviera que destacar algún aspecto de los que se pueden ver en el museo, quizá me quedaría con la acertada presencia de avances técnicos, cartográficos y científicos que son presentados a lo largo de los siglos, y que podemos ver evolucionar en instrumentos náuticos, cartografía, construcción naval, etc. La pieza más importante en este sentido sigue siendo la Carta de Juan de la Cosa, que refleja un primitivo conocimiento de lo que después serían las Indias españolas. Tal como señala una cartela que explica las funciones de la Casa de Contratación de Sevilla, “los tratados allí publicados, traducidos a todas las lenguas cultas europeas, permiten afirmar que, en el siglo XVI, Europa aprendió a navegar en libros españoles”.

Quienes gustan de profundizar en la construcción naval disfrutarán con la cantidad de modelos y réplicas de buques que se encuentran diseminados por todas las salas. Lo mismo cabe decir del armamento: de las bombardas o culebrinas a los buques anfibios, pasando por los cañoneros que fueron ganando en tamaño y potencia de fuego.

 

Bombarda

 

Los numerosos retratos que cuelgan en las paredes del museo nos permiten recordar que la historia la hacen las personas. Los Reyes Católicos, con su matrimonio y la unidad dinástica de los reinos peninsulares, ponen las bases de la actuación de España en mares y océanos. Esos cuadros son como ventanas que permiten asomarse a un pasado en el que españoles como Hernán Cortés, Núñez de Balboa, o Juan Sebastián Elcano, permitieron completar el conocimiento de la humanidad a la vez que constataban que los mares, lejos de separarnos, consiguieron ser vía de encuentro para los habitantes del planeta.

 

Instrumental médico llevado a bordo

 

Otros personajes nos acercan a la progresiva modernización de la Armada: Patiño y las Reales Ordenanzas, Bustamante y los avances en la construcción de torpedos, o tantos otros que protagonizaron esas páginas de la historia, como Gravina, Méndez Núñez, Isaac Peral, etc.

Como he señalado, el museo ha conservado en algunos espacios especiales ese toque “vintage” de la anterior exposición: se muestra de manera evidente en la recreación de las dos cámaras de comandante de buque. Una de ellas se utiliza en la actualidad para acoger las reuniones del Patronato de la Fundación Museo Naval. Precisamente en esa sala se ha reubicado el cuadro que Augusto Ferrer Dalmau realizó para la exposición conmemorativa del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo.

Estamos de nuevo ante una de las visitas imprescindibles a realizar en Madrid. Si para conocer nuestra prehistoria, edad antigua y mundo medieval es necesario visitar el Museo Arqueológico Nacional, no debería perderse nadie esta visita a “las páginas de nuestra historia escritas en la mar”.

María Saavedra Inaraja

La Guerra que yo viví. Tercio Radio Requeté de Campaña


El lunes 28 de septiembre, presentación y proyección online del libro «La Guerra que yo viví. Tercio Radio Requeté de Campaña», con la participación de:
  • Alfonso Bullón de Mendoza, presidente de la Fundación Universitaria San Pablo CEU y director del Instituto CEU de Estudios Históricos
  • Fernando Alejandre, general de Ejército
  • Félix Urrizburu, autor del libro, con un vídeo
  • Luis H. de Larramendi, presidente de la Fundación Ignacio Larramendi
Lunes 28 de septiembre
19:30 horas
Conéctate a través de la plataforma Zoom:
Código de acceso: 293414

La Cátedra Internacional CEU Elcano recibe la Gran Cruz al Mérito Naval


La directora de la Cátedra Internacional CEU Elcano, María Saavedra, ha recibido está distinción “por su decidida implicación en la creación de la citada cátedra, que se encuentra incluida en el programa oficial del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo”.

Como señala la web oficial de la Armada Española, el pasado 3 de febrero tuvo lugar en el Salón de Honor del Cuartel General de la Armada el acto de imposición de Grandes Cruces al Mérito Naval y Gran Cruz de San Hermenegildo, a diverso personal militar y civil, presidido por el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada, almirante general Teodoro López Calderón.

La Gran Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco es la máxima recompensa que se concede en situaciones de paz, con la que se distingue a aquéllos que han destacado por sus servicios y apoyos a la Armada y, en consecuencia, a nuestra Defensa Nacional y a España. Esta condecoración tuvo su origen en el año 1816 cuando el Rey Don Fernando VII creó la Cruz de Distinción de la Marina.

Entre el personal civil condecorado por la Armada con la Gran Cruz al Mérito Naval se encontraban, además de María Saavedra, Augusto Ferrer-Dalmau Nieto, Manuel Sendagorta McDonnell y Alberto López-Asenjo García. A todos ellos damos nuestra más sincera enhorabuena.


Condecorados en la escalera del Cuartel general de la Armada

En el discurso pronunciado por el almirante jefe del Estado Mayor de la Armada, el almirante general Teodoro Esteban López Calderón, destacó la importancia de la Cátedra Internacional CEU Elcano. Primera Vuelta al Mundo, calificándolo como uno de los proyectos más significativos de la Conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo. Como muestra de agradecimiento a la Armada por esta distinción, transcribimos las palabras del AJEMA referidas a la Cátedra:

“Grandes cruces que también se conceden a aquellos que han apoyado o prestado servicios extraordinarios a la Armada y, por tanto, a España. En concreto, felicito a doña María del Carmen Saavedra Inaraja, profesora titular de Historia de América de la Universidad CEU San Pablo, a la que agradezco su decidida implicación en la creación de la Cátedra Internacional CEU Elcano, incluida en el programa oficial del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, cátedra abierta a todos los países que tuvieron protagonismo en la gesta y a la que por el momento se han adscrito universidades de Argentina, Uruguay, Brasil, Chile y Estados Unidos, además de diversos organismos internacionales, pero que se espera que en breve siga aumentando el número de universidades, a medida que se avanza en el calendario de conmemoraciones. También quiero destacar y agradecer su actividad académica, ya que por sus escritos e intervenciones no solo está contribuyendo de manera extraordinaria a la difusión de la Primera Circunnavegación, sus circunstancias y consecuencias, sino también a la de la historia militar marítima de España”.

La imposición de esta importante condecoración supone un estímulo para seguir trabajando en los principales objetivos de nuestra Cátedra: dar a conocer nuestra historia naval y su contribución a la historia de España. Además, seguiremos con nuestro proyecto de llevar a todos aquellos países vinculados históricamente a la primera circunnavegación la figura de Juan Sebastián Elcano, siempre de la mano de la Armada Española, en compañía del Buque Escuela, y con el patrocinio y apoyo de MAPFRE, que hace posible que se cumplan estos objetivos.


María Saavedra con el vicealmirante Ignacio Horcada, secretario de la Comisión del Ministerio de Defensa para la Conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo


María Saavedra asistió al acto acompaña de la rectora de la Universidad CEU San Pablo, Rosa Visiedo Claverol

1ª Gala de los Tercios


La Asociación 31 Enero Tercios nos invita celebrar el Día de los Tercios y la entrega de los primeros premios que reconocen su labor en favor de la Historia de España y, en especial, de los Tercios, la mejor infantería de todos los tiempos. Ambas celebraciones tienen lugar en la 1ª Gala de los Tercios el miércoles 29 de enero de 2020 a las 19:00 horas.

Intervendrán en la Gala:

  • Juan Víctor Carboneras, presidente de la Asociación
  • Ángel Moya, secretario de la Asociación
  • Santiago Cubas, coronel de Infantería (R)
  • Luis E. Togores, Instituto CEU de Estudios Históricos

 

 

En el transcurso de la Gala se hace entrega a Luis Togores, secretario académico del Instituto CEU de Estudios Históricos, de un reconocimiento.

Lugar: Aula Magna de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad CEU San Pablo, C/ Julián Romea 23. Madrid – 28003

Acto organizado con la colaboración del Instituto CEU de Estudios Históricos

 

 

Uruguay, primer hito de la América española en el V Centenario de la expedición Magallanes-Elcano


Martes 10 de enero de 1520: De allí adelante corre la costa Este Oeste y la tierra es arenosa, y en derecho del cabo hay una montaña hecha como un sombrero, al cual le pusimos nombre Monte Vidi, y en medio de él y del Cabo Santa María, hay un río que se llama Río de los Patos…” (Francisco Albo. Piloto de la Armada del Maluco)

Continuando con su crucero de instrucción conmemorativo del V Centenario de la primera circunnavegación del mundo, el Buque Escuela de la Armada española, Juan Sebastián de Elcano, recaló la semana del 7 al 12 de enero en el puerto de Montevideo.

La tradicional hospitalidad de los uruguayos se puso una vez más de manifiesto en la cariñosa acogida que tuvo la tripulación esos días. Además de otros actos, como la inauguración de una placa conmemorativa en el Museo Naval de la capital uruguaya o el lanzamiento de un sello conmemorativo de Correos Uruguay, la estancia del Buque Escuela fue ocasión de la firma oficial de adhesión a la Cátedra de la Universidad de Montevideo.

Al acto asistieron el embajador de España en Uruguay, D. José Javier Gómez-Llera, el agregado de Defensa, D. Francisco Eusebio Lozano, el consejero de Cultura de la Embajada, D. Luis Romera, y Marianne delgado representando a nuestro patrocinador, Mapfre. Firmaron por parte de la Universidad de Montevideo el decano de Humanidades, D. Ramiro Podetti, y por parte de la Cátedra el comandante del Buque, D. Santiago de Colsa Trueba.

Reproducimos las palabras pronunciadas por D. Ramiro Podetti tras la firma, que reflejan el sentir de todos los presentes en el acto, y de los que trabajamos a través de la Cátedra Internacional CEU Elcano para celebrar como se merece este evento único en la historia de la humanidad:

«Señor Comandante del buque Juan Sebastián Elcano, Cp. de Navío Santiago de Colsa Trueba, Señor Embajador del Reino de España en Uruguay, José Javier Gómez-Llera y García-Nava, autoridades, colegas y amigos:

Quiero en primer lugar agradecer a la doctora María Saavedra, titular de la Cátedra Internacional CEU Elcano, por la invitación a participar de esta iniciativa. Desde la Universidad de Montevideo valoramos esta conmemoración como una oportunidad de reflexionar sobre los orígenes de la globalización, en un momento tan desafiante como el actual, que con frecuencia pone a prueba nuestra comprensión sobre el sentido del mundo moderno.

Y por eso pensamos que esta Cátedra puede servir no solo a producir nuevo conocimiento, sino también a la diseminación de ideas y a la difusión de nuevos conocimientos que ha producido la historiografía de los últimos treinta años, pero que aún no están disponibles para el gran público o en manuales y textos de difusión. Sentimos, por ejemplo, la falta de una mejor comprensión de los significados de la primera circunnavegación global y sus amplísimos efectos.

Apenas unos lustros después de esta hazaña oceánica, un filósofo español pensaba y nombraba por primera vez a la comunidad mundial: communitas orbis. Una realidad superior, cuantitativa y cualitativamente, que cualquier estado, potencia, superpotencia o imperio, del pasado, del presente o del futuro. Este concepto, que sigue indicándonos el máximo horizonte posible de la actividad de todas las personas, de todas las organizaciones, de todas las naciones, nació en España, hijo de la experiencia oceánica, a la que aludía recién de modo tan elocuente el Comandante Colsa. La navegación y la geografía iluminaron entonces a la filosofía política.

Pero no solo fue el concepto de “comunidad mundial”. Otros términos, otros juicios, otros razonamientos dieron lugar a la primera gran escuela de pensamiento moderno, la Escuela de Salamanca. Sus profesores e investigadores entregaron un arsenal epistemológico sin el cual el mundo moderno sería ininteligible. Francisco de Vitoria concibió por ejemplo la idea de que ese mundo “completo”, experimentado por primera vez como esfera, cartografiado por primera vez, debía tener como norma suprema el ius communicationis, el derecho de la comunicación. ¡Pero la articulación y organización de la comunidad mundial sigue teniendo hoy, como máximo desafío, la intercomunicación global! Nuestra sorprendente experiencia de la intercomunicación global digital, y sus retos, que apenas comprendemos y todavía no atinamos a responder satisfactoriamente, son una muestra elocuente del valor de las nuevas categorías políticas que la Escuela de Salamanca puso a disposición para comprender el mundo global.

Permítanme recordar además que Salamanca creó la primera red transatlántica de universidades, que trabajaron juntas, intercambiaron profesores, textos, manuales, colaboraron en la formulación del derecho moderno, desde México y Lima hasta Salamanca, Alcalá o Coimbra. Esa red fue parte valiosísima de la temprana modernidad hispanoamericana, y sigue siendo materia desconocida para la mayoría de los alumnos universitarios de Hispanoamérica. Pero esa red fue posible y sustentable desde la navegación oceánica.

Hoy somos todos un poco “elcanistas”. Somos hijos de la circunnavegación global porque ella creó nuestro mundo. Verificó empíricamente la esfericidad de la Tierra, terminó de configurar, en las mentes de millones de personas, las primeras representaciones reales del planeta. Ya nadie pudo creerse “centro del mundo”, sino una parte más de un mundo accesible y comunicable.

Para concluir, quiero destacar el valor simbólico de que verifiquemos la firma de la adhesión de la Universidad de Montevideo a la Cátedra Internacional CEU Elcano aquí, sobre el buque que honra su memoria y en las aguas de la bahía de Montevideo, que nos recuerda que nuestro puerto y ciudad fueron una de las estaciones de la primera circunnavegación del mundo.»

Ramiro Podetti Lezcano. Miembro del Consejo Superior de la Universidad de Montevideo y Decano de la Facultad de Humanidades y Comunicación.

Entrega de la placa conmemorativa del comandante del Buque D. Santiago de Colsa a D. Ramiro Podetti, decano de humanidades de la Universidad de Montevideo.

Leer la noticia en El País: «El buque Juan Sebastián Elcano llegó a Montevideo»

500 años después, Juan Sebastián Elcano regresa a Río de Janeiro


«Entramos en este puerto el día de Santa Lucía, 13 de diciembre. Estaba entonces a mediodía el Sol en nuestro cenit, y sufrimos con el calor mucho más que al pasar la línea. La tierra del Verzin, abundante en toda clase de productos, es más extensa que España, Francia e Italia, juntas; pertenece al rey de Portugal». (Antonio de Pigaffetta, Primer viaje alrededor del globo)

Así describía el cronista de la expedición Magallanes-Elcano la llegada a la bahía de Guanabara en Río de Janeiro, a la que denominaron Santa Lucía, patrona del 13 de diciembre.

Quinientos años después, el Buque Escuela de la Armada Española, el emblemático Juan Sebastián de Elcano, seguía los pasos de aquella expedición. El pasado 10 de diciembre, en un histórico viaje, el Buque Escuela arribaba a puerto en Río de Janeiro, para comenzar una semana plagada de conmemoraciones y actividades académicas.

La Cátedra Internacional CEU Elcano estuvo presente en varios de los actos conmemorativos, gracias al apoyo de MAPFRE.

El día 11, en un marco inmejorable como es la cámara del comandante del Buque Escuela, se firmaba oficialmente la adhesión de dos universidades brasileñas a la Cátedra. Después de la firma, la directora, María Saavedra, entregó sendos diplomas y la placa conmemorativa a los representantes de las dos universidades: El Rector de la Universidade Estadual do Río de Janeiro, Ruy García Marqués, y el responsable de Relaciones Internacionales de la Universidade Federal do Río de Janeiro. Estuvieron presentes en el acto autoridades de la Armada Española y de la Marina Brasileña, así como el comandante del Buque Escuela, D. Santiago de Colsa Trueba. La Armada Española estuvo representada por el segundo AJEMA, almirante Carlos Martínez-Merello y Díaz de Miranda, y el vicealmirante Ignacio Horcada, secretario de la Comisión del Ministerio de Defensa para la Conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo. Por su parte, los almirantes Jefferson y Ricardo representaban a la Marina del Brasil.

A continuación del acto, el comandante del Buque Escuela invitó a todos los presentes a un vino español.

El día 12, dio comienzo el Seminario Internacional “V Centenário primeira volta ao mundo. A estadia da frota no Rio de Janeiro”, celebrado en la sede del Museo Histórico Nacional de Río de Janeiro, organizado por la Embajada de España en Brasilia, que contó con la presencia de expertos de Brasil, España, Portugal, Argentina, Chile y Uruguay, bajo la dirección académica del profesor Paulo Roberto Pereira. Por parte de la Cátedra, su directora, María Saavedra, presentó la ponencia “América del Sur, puerta del Oriente”, en la que realizó un paralelismo entre los elementos míticos de relatos de viaje como construcción e identidad, y la realidad de la gesta de Magallanes-Elcano.

Esa noche llego uno de los momentos más esperado por todos los participantes en el Seminario: la recepción de gala a bordo del Juan Sebastián Elcano, engalanado e iluminado para la ocasión.  Tras unas palabras del Comandante, como es habitual en los actos de la Armada, todos los asistentes levantaron sus copas para brindar por el rey de España.

Finalmente, el viernes 13, día de Santa Lucía y, por tanto, fecha en la que quinientos años atrás llegara la flota a Río de Janeiro, tuvo lugar un acto que se va a ir repitiendo a medida que el Buque Escuela haga escala en los puertos vinculados a la expedición de la Primera Vuelta al Mundo.

En el auditorio de la Universidad Estatal de Río de Janeiro se celebró un seminario en el que participaron damas y caballeros guardiamarinas, junto con profesores y estudiantes de la universidad. Después de un intercambio de regalos, se procedió a desarrollar tres paneles, cada uno de ellos con dos ponencias, una a cargo de los guardiamarinas, y la otra a cargo de profesores de la UERJ.

Los paneles se centraron en tres temas clave en la formación de este crucero de instrucción:

Historia de la primera circunnavegación. Se recalcó en su desarrollo el carácter hispánico de la misma

Oceanografía. Los ponentes GGMM dedicaron su exposición a realizar una breve descripción de las campañas científicas realizadas desde el barco: hablaron sobre el registro de basuras flotantes y temperatura del agua del mar, haciendo ver que no sólo toman muestras, sino que aportan el valor añadido de contribuir con un análisis previo de los datos viendo evoluciones. Esta campaña está siendo realizada en colaboración con la Universidad de Cádiz, el Instituto Hidrográfico de la Marina, y el Explorer Club de Nueva York

Por último, hicieron una descripción de la formación que reciben en la Escuela Naval, centrándose en la navegación astronómica.

Los profesores de la UERJ presentaron tres ponencias, dentro de cada uno de los paneles. La experiencia de intercambio fue muy rica. A continuación, los guardiamarinas invitaron a los estudiantes universitarios al buque escuela, donde les realizaron una visita completa, y a continuación les invitaron a comer en la cámara de los guardiamarinas del barco. Fue el momento de intercambiar experiencias, saludos… y una ocasión única para establecer relaciones de amistad entre universitarios y guardiamarinas. La experiencia posiblemente se grabará en la memoria de todos los que allí estuvimos.

Y, de alguna manera, ha sido la ocasión de ratificar con éxito el carácter internacional de la cátedra, que se marca como objetivo prioritario llevar el nombre de Juan Sebastián Elcano, por segunda vez, alrededor del mundo.

Universia, la red universitaria de referencia para Iberoamérica, se hace eco de este acontecimiento y le dedica el siguiente artículo: «La Cátedra Internacional CEU Elcano conmemora en Río de Janeiro los 500 años de la llegada de la expedición de Magallanes Elcano a la bahía de Guanabara»

La Real Sociedad Geográfica se adhiere a la Cátedra Internacional CEU Elcano


La Real Sociedad Geográfica es la más antigua de las asociaciones geográficas españolas y es una de las más importantes instituciones geográficas adheridas a la Cátedra Internacional CEU Elcano. Primera Vuelta al Mundo. Fue fundada en 1876 con el nombre de Sociedad Geográfica de Madrid, siguiendo las corrientes e ideas de una época que consideraban los contactos entre naciones, la expansión colonial, los descubrimientos y la Geografía un objetivo prioritario del quehacer de los países y de los Estados.

 

 

 

 

 

 

 

 

En la actualidad, la Sociedad mantiene vivos los mismos objetivos fundacionales, pero ampliados con los nuevos problemas espaciales y ambientales de nuestra época, que convierten a la Geografía en un saber estratégico y en tema de atención prioritario de cualquier sociedad culta de nuestros días.

La Real Sociedad Geográfica edita, sin interrupción desde 1876 – salvo los tres años de la Guerra Civil Española – un Boletín (BRSG) en cuyas páginas se encuentran presentes las firmas de los geógrafos, historiadores y otros profesionales del mayor prestigio de cada momento: Canovas del Castillo, Joaquín Costa, Lucas Mallada, Beltrán y Rózpide, Súarez Inclán, Gregorio Marañón, Torroja y Miret, Puyol Antolín, Núñez de las Cuevas, Velarde Fuertes, entre otors muchos.

Los fondos de la Cartoteca de la Real Sociedad Geográfica, con 8.145 mapas, se encuentran actualmente depositados en la Biblioteca Nacional.

La adhesión de la Real Sociedad Geográfica a la Cátedra se suma a la de otras prestigiosas instituciones geográficas: la International Geographical Union (IGU) o Unión Geográfica Internacional (UGI), la European Association of Geographers (EUGEO), la European Association of Geographers (EUROGEO) y el Instituto Geográfico Nacional de España (IGN), dependiente del Ministerio de Fomento.

En sintonía con los objetivos de Mapfre, entidad patrocinadora, la adhesión de la UGI, de EUGEO, de EUROGEO, del IGN y de la Real Sociedad Geográfica refuerza el compromiso de la Cátedra con la sostenibilidad y la Agenda 2030.