Actualidad IEH CEU

Ir a Inicio

Uruguay, primer hito de la América española en el V Centenario de la expedición Magallanes-Elcano


Martes 10 de enero de 1520: “De allí adelante corre la costa Este Oeste y la tierra es arenosa, y en derecho del cabo hay una montaña hecha como un sombrero, al cual le pusimos nombre Monte Vidi, y en medio de él y del Cabo Santa María, hay un río que se llama Río de los Patos…” (Francisco Albo. Piloto de la Armada del Maluco)

 

Continuando con su crucero de instrucción conmemorativo del V Centenario de la primera circunnavegación del mundo, el Buque Escuela de la Armada española, Juan Sebastián de Elcano, recaló la semana del 7 al 12 de enero en el puerto de Montevideo.

La tradicional hospitalidad de los uruguayos se puso una vez más de manifiesto en la cariñosa acogida que tuvo la tripulación esos días. Además de otros actos conmemorativos, como la inauguración de una placa conmemorativa en el Museo Naval de la capital uruguaya, o el lanzamiento de un sello conmemorativo de Correos Uruguay, la estancia del buque escuela fue ocasión de la firma oficial de adhesión a la Cátedra de la Universidad de Montevideo.

Al acto asistieron el Embajador de España en Uruguay, D. José Javier Gómez-Llera, el Agregado de Defensa, D. Francisco Eusebio Lozano, el consejero de cultura de la Embajada, D. Luis Romera, y Marianne Delgado representando a nuestro patrocinador, Mapfre. Firmaron por parte de la Universidad de Montevideo el Decano de Humanidades, D. Ramiro Podetti, y por parte de la cátedra el Comandante del Buque, D. Santiago de Colsa Trueba.

Reproducimos las palabras pronunciadas por D. Ramiro Podetti tras la firma, que reflejan el sentir de todos los presentes en el acto, y de los que trabajamos a través de la Cátedra Internacional CEU Elcano por celebrar como se merece este evento único en la historia de la humanidad:

 

Señor Comandante del buque Juan Sebastián Elcano, Cp. De Navío Santiago de Colsa Trueba, Señor Embajador del Reino de España en Uruguay, José Javier Gómez-Llera y García-Nava, autoridades, colegas y amigos:

Quiero en primer lugar agradecer a la doctora María Saavedra, titular de la Cátedra Internacional CEU Elcano, por la invitación a participar de esta iniciativa. Desde la Universidad de Montevideo valoramos esta conmemoración como una oportunidad de reflexionar sobre los orígenes de la globalización, en un momento tan desafiante como el actual, que con frecuencia pone a prueba nuestra comprensión sobre el sentido del mundo moderno.

Y por eso pensamos que esta Cátedra puede servir no solo a producir nuevo conocimiento, sino también a la diseminación de ideas y a la difusión de nuevos conocimientos que ha producido la historiografía de los últimos treinta años, pero que aún no están disponibles para el gran público o en manuales y textos de difusión. Sentimos, por ejemplo, la falta de una mejor comprensión de los significados de la primera circunnavegación global y sus amplísimos efectos.

Apenas unos lustros después de esta hazaña oceánica, un filósofo español pensaba y nombraba por primera vez a la comunidad mundial: communitas orbis. Una realidad superior, cuantitativa y cualitativamente, que cualquier estado, potencia, superpotencia o imperio, del pasado, del presente o del futuro. Este concepto, que sigue indicándonos el máximo horizonte posible de la actividad de todas las personas, de todas las organizaciones, de todas las naciones, nació en España, hijo de la experiencia oceánica, a la que aludía recién de modo tan elocuente el Comandante Colsa. La navegación y la geografía iluminaron entonces a la filosofía política.

Pero no solo fue el concepto de “comunidad mundial”. Otros términos, otros juicios, otros razonamientos dieron lugar a la primera gran escuela de pensamiento moderno, la Escuela de Salamanca. Sus profesores e investigadores entregaron un arsenal epistemológico sin el cual el mundo moderno sería ininteligible. Francisco de Vitoria concibió por ejemplo la idea de que ese mundo “completo”, experimentado por primera vez como esfera, cartografiado por primera vez, debía tener como norma suprema el ius communicationis, el derecho de la comunicación. ¡Pero la articulación y organización de la comunidad mundial sigue teniendo hoy, como máximo desafío, la intercomunicación global! Nuestra sorprendente experiencia de la intercomunicación global digital, y sus retos, que apenas comprendemos y todavía no atinamos a responder satisfactoriamente, son una muestra elocuente del valor de las nuevas categorías políticas que la Escuela de Salamanca puso a disposición para comprender el mundo global.

Permítanme recordar además que Salamanca creó la primera red transatlántica de universidades, que trabajaron juntas, intercambiaron profesores, textos, manuales, colaboraron en la formulación del derecho moderno, desde México y Lima hasta Salamanca, Alcalá o Coimbra. Esa red fue parte valiosísima de la temprana modernidad hispanoamericana, y sigue siendo materia desconocida para la mayoría de los alumnos universitarios de Hispanoamérica. Pero esa red fue posible y sustentable desde la navegación oceánica.

Hoy somos todos un poco “elcanistas”. Somos hijos de la circunnavegación global porque ella creó nuestro mundo. Verificó empíricamente la esfericidad de la Tierra, terminó de configurar, en las mentes de millones de personas, las primeras representaciones reales del planeta. Ya nadie pudo creerse “centro del mundo”, sino una parte más de un mundo accesible y comunicable.

Para concluir, quiero destacar el valor simbólico de que verifiquemos la firma de la adhesión de la Universidad de Montevideo a la Cátedra Internacional CEU Elcano aquí, sobre el buque que honra su memoria y en las aguas de la bahía de Montevideo, que nos recuerda que nuestro puerto y ciudad fueron una de las estaciones de la primera circunnavegación del mundo.

Ramiro Podetti Lezcano. Miembro del Consejo Superior de la Universidad de Montevideo y Decano de la Facultad de Humanidades y Comunicación.

500 años después, Juan Sebastián Elcano regresa a Río de Janeiro


Entramos en este puerto el día de Santa Lucía, 13 de diciembre. Estaba entonces a mediodía el Sol en nuestro cenit, y sufrimos con el calor mucho más que al pasar la línea. La tierra del Verzin, abundante en toda clase de productos, es más extensa que España, Francia e Italia, juntas; pertenece al rey de Portugal. (Antonio de Pigaffetta, Primer viaje alrededor del globo)

 

Así describía el cronista de la expedición Magallanes-Elcano la llegada a la bahía de Guanabara en Río de Janeiro, a la que denominaron Santa Lucía, patrona del 13 de diciembre.

 

Quinientos años después, el Buque Escuela de la Armada Española, el emblemático Juan Sebastián de Elcano, seguía los pasos de aquella expedición. El pasado 10 de diciembre, en un histórico viaje, el Buque Escuela arribaba a puerto en Río de Janeiro, para comenzar una semana plagada de conmemoraciones y actividades académicas.

La Cátedra Internacional CEU Elcano estuvo presente en varios de los actos conmemorativos, gracias al apoyo de MAPFRE.

El día 11, en un marco inmejorable como es la cámara del Comandante del Buque Escuela, se firmaba oficialmente la adhesión de dos universidades brasileñas a la Cátedra. Después de la firma, la Directora, María Saavedra, entregó sendos diplomas y la placa conmemorativa a los representantes de las dos universidades: El rector de la Universidade Estadual do Río de Janeiro, Ruy García Marqués, y el responsable de Relaciones Internacionales de la Universidade Federal do Río de Janeiro. Estuvieron presentes en el acto autoridades de la Armada Española y de la Marina Brasileña, así como el comandante del Buque Escuela, D. Santiago de Colsa Trueba. La Armada Española estuvo representada por el segundo AJEMA, Almirante Carlos Martínez-Merello y Díaz de Miranda, y el Vicealmirante Ignacio Horcada, Secretario de la Comisión del Ministerio de Defensa para la Conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo. Por su parte, los Almirantes Jefferson y Ricardo representaban a la Marina del Brasil.

 

A continuación del acto, el Comandante del Buque Escuela invitó a todos los presentes a un vino español.

El día 12, dio comienzo el Seminario Internacional “V Centenário primeira volta ao mundo. A estadia da frota no Rio de Janeiro”, celebrado en la sede del Museo Histórico Nacional de Río de Janeiro, organizado por la Embajada de España en Brasilia, que contó con la presencia de expertos de Brasil, España, Portugal, Argentina, Chile y Uruguay, bajo la dirección académica del profesor Paulo Roberto Pereira. Por parte de la Cátedra, su Directora, María Saavedra, presentó la ponencia “América del Sur, puerta del Oriente”, en la que realizó un paralelismo entre los elementos míticos de relatos de viaje como construcción e identidad, y la realidad de la gesta de Magallanes-Elcano.

 

Esa noche llego uno de los momentos más esperado por todos los participantes en el Seminario: la recepción de gala a bordo del Juan Sebastián Elcano, engalanado e iluminado para la ocasión.  Tras unas palabras del Comandante, como es habitual en los actos de la Armada, todos los asistentes levantaron sus copas para brindar por el rey de España.

 

Finalmente, el viernes 13, día de Santa Lucía y, por tanto, fecha en la que quinientos años atrás llegara la flota a Río de Janeiro, tuvo lugar un acto que se va a ir repitiendo a medida que el Buque Escuela haga escala en los puertos vinculados a la expedición de la Primera Vuelta al Mundo.

En el auditorio de la Universidad Estatal de Río de Janeiro se celebró un seminario en el que participaron damas y caballeros guardiamarinas, junto con profesores y estudiantes de la universidad. Después de un intercambio de regalos, se procedió a desarrollar tres paneles, cada uno de ellos con dos ponencias, una a cargo de los guardiamarinas, y la otra a cargo de profesores de la UERJ.

Los paneles se centraron en tres temas clave en la formación de este crucero de instrucción:

Historia de la primera circunnavegación. Se recalcó en su desarrollo el carácter hispánico de la misma

Oceanografía. Los ponentes GGMM dedicaron su exposición a realizar una breve descripción de las campañas científicas realizadas desde el barco: hablaron sobre el registro de basuras flotantes y temperatura del agua del mar, haciendo ver que no sólo toman muestras, sino que aportan el valor añadido de contribuir con un análisis previo de los datos viendo evoluciones. Esta campaña está siendo realizada en colaboración con la Universidad de Cádiz, el Instituto Hidrográfico de la Marina, y el Explorer Club de Nueva York

Por último, hicieron una descripción de la formación que reciben en la Escuela Naval, centrándose en la navegación astronómica.

Los profesores de la UERJ presentaron tres ponencias, dentro de cada uno de los paneles. La experiencia de intercambio fue muy rica. A continuación, los guardiamarinas invitaron a los estudiantes universitarios al buque escuela, donde les realizaron una visita completa, y a continuación les invitaron a comer en la cámara de los guardiamarinas del barco. Fue el momento de intercambiar experiencias, saludos… y una ocasión única para establecer relaciones de amistad entre universitarios y guardiamarinas. La experiencia posiblemente se grabará en la memoria de todos los que allí estuvimos.

Y, de alguna manera, ha sido la ocasión de ratificar con éxito el carácter internacional de la cátedra, que se marca como objetivo prioritario llevar el nombre de Juan Sebastián Elcano, por segunda vez, alrededor del mundo.

Manual del usuario de la Armada Española


Juan RODRÍGUEZ GARAT, Manual del usuario de la Armada Española (Reflexiones sobre el monopatín de Ignacio Echeverría), Gijón: Fundación Alvargonzález, 2019, 201 p., ISBN 978-84-09-11852-2

Los lectores de mi generación seguramente recordarán aquel anuncio de la televisión en blanco y negro que repetía como lema: “Muchacho, la Marina te llama”. Cabe mencionar, para no herir susceptibilidades, que por aquel entonces era impensable que las mujeres entráramos en las Fuerzas Armadas.

Y lo he recordado precisamente al hilo de la lectura de Manual de usuario de la Armada Española (reflexiones sobre el monopatín de Ignacio Echeverría). Y este recuerdo está teñido de cierta nostalgia porque la mayoría de los que entonces estudiábamos EGB, o nos acercábamos a la llegada a la Universidad, teníamos un alto concepto del Ejército. Era muy frecuente encontrarse como compañeros de clase a hijos de militares, y cada uno presumíamos del nuestro (en mi caso, ambos abuelos y mi padre formaban parte de las Fuerzas Armadas, y además cada uno en un cuerpo: Tierra, Mar y Aire).

Mi percepción es que esa admiración y cultura de defensa que teníamos, y que no era necesario que se nos fomentara, hace unos años que se ha perdido en nuestra juventud. ¿Porque somos más pacifistas? No lo creo, ya que en realidad, todos queremos la paz antes que la guerra. Y sin embargo, no siempre acertamos en el juicio acerca de los medios para asegurar nuestra seguridad.

He visto con frecuencia que los mismos que critican al ejército porque un avión militar se estrelle, o se produzca un accidente de carros de combate o buques, sean los mismo que ponen el grito en el cielo cuando se habla de destinar más fondos a Defensa en los Presupuestos Generales del Estado.

Hay una cierta “epidemia” en la manera de ver a nuestros soldados como meros “agresores” que solo deberían trabajar como ONG, repartiendo víveres y objetos de primera necesidad en lugares donde la miseria es el estado habitual de la población.

Y como vacuna a esa enfermedad, recomiendo vivamente el libro del Almirante Rodríguez Garat. En sus páginas, detrás de este título ciertamente intrigante, desarrolla como hombre que ha dedicado la mayor parte de su vida a ello, la realidad de las Fuerzas Armadas, su necesidad y sus actividades en el siglo XXI.

Quiero empezar señalando –aunque no sea lo más importante- que el libro es enormemente ameno. Está salpicado de metáforas cercanas al lector, de citas literarias tanto de los clásicos como de autores actuales, de menciones a películas que la mayoría habrá visto… Este es uno de los motivos por los que su lectura “atrapa”, porque está escrito por un hombre de hoy para lectores de hoy. Cabe hacer breve referencia al título, que no es lo que parece. El “Manual” no busca dar explicaciones técnicas a las actividades y funcionamiento de la Amada. Es un medio para ir conduciendo, a través de su experiencia en la mar y en operaciones de la Armada, al lector en un proceso de conocimiento y acercamiento a esas realidades.

¿Por qué la referencia al monopatín y a ese muchacho que dio su vida tratando de salvar a una desconocida de un ataque terrorista? Esa es la primera incógnita que se despeja. Ignacio Echeverría fue un héroe, quería la paz, defender la seguridad de personas que estaban a su alrededor… pero el monopatín no era la herramienta adecuada para tal empeño.

Y si tenemos claro esto, que los héroes existen, pero no siempre tienen a su alcance la herramienta adecuada, debemos pensar que hay otros muchos héroes que buscan proteger nuestra seguridad, quizá no en nuestras calles, sino lejos de ellas para evitar que terroristas como los que acabaron con la vida de Ignacio lleguen a estar en la puerta de nuestra casa. No recuerdo que el libro utilice la palabra “héroes” para referirse a nuestros soldados, y especialmente a los miembros de la Armada, en los que se centra. Pero tras su lectura, uno llega a ver así a esos hombres y mujeres que pasan largos meses lejos de nuestra patria precisamente para que nosotros podamos dormir tranquilamente sabiendo que alguien vigila –y a veces combate- por nuestra seguridad.

La metáfora que más me ha interesado y que se emplea en el libro es la de la existencia de gigantes, que pueden ser ciegos, sordos, mudos o agresivos. Todos ellos igual de peligrosos  para la seguridad, y la del “enano pragmático”, igualmente impostor en su visión del ejército y la seguridad internacional. En cada una de las figuras que utiliza el autor, puede verse reflejada una parte –la más cínica- de la sociedad. El gigante ciego se identifica con aquellos que no quieren ver cómo el mal y la agresividad existen en el mundo (quizá porque no siempre los sintamos cercanos). El gigante sordo es el que piensa que construyendo un muro (material o no) dejará de escuchar las amenazas que proceden de fuera o de dentro; aquel que piensa “vive y deja vivir”, y ante los atentados yihadistas en nuestras capitales se pregunta qué les hemos hecho para que tengan esa reacción violenta. El gigante mudo es el que prefiere callar, no denunciar actuaciones para –supuestamente- no provocar conflictos. Pero lejos de hacer una defensa a ultranza de la fuerza, Rodríguez Garat enfatiza la peligrosidad del último de sus gigantes, el “gigante agresivo”, aquel que piensa que todo se resuelve con el uso de la fuerza.

A estos “gigantes” opone el autor la figura del “enano pragmático”. Animo a que se lea con calma ese capítulo, porque posiblemente de los cinco elementos metafóricos sea el que con mayor facilidad nos identificamos. Baste la referencia a Dante que aparece citada: el lugar más caliente del infierno “se reserva para aquellos que en tiempos de crisis moral mantienen su neutralidad”.

No quiero seguir desvelando los argumentos que el autor va desgranando, literariamente mucho mejor que yo. Baste decir que no es una soflama o texto panfletario, ni siquiera una réplica de aquel “Muchacho, la Marina te llama”. No. Es una profunda reflexión acerca del papel que en pleno siglo XXI juegan (y deben jugar, si nuestra sociedad la apoya con decisión) nuestras Fuerzas Armadas, haciendo especial hincapié en la Armada Española.

Termino con una recomendación: en los capítulos finales del libro, el contenido se hace menos teórico, más personal, el autor abre un resquicio que rompe el pudor a hablar de sí mismo, y nos introduce en el corazón de operaciones en las que ha partidicpado, como las que luchan contra la piratería somalí, o el despliegue intimidatorio que fue necesario poner en marcha para frenar las veleidades expansionistas de Rusia, haciendo navegar buques de combate de la OTAN en el Mar Negro.

Recordar a Ignacio Echeverría hace más y más grande su altura moral. Pero a la vez, todos queremos que los héroes, aquellos que velan porque podamos dormir, viajar, o entrar en un supermercado seguros, puedan enfrentar nuestras amenazas con los recursos proporcionales a las mismas, que derroten al enemigo antes de que llegue a nuestras calles.

Termino con dos citas de un clásico de estrategia bélica, Sun Tzu, que a mi juicio resume el espíritu del libro cuya lectura acabo de terminar:

“Los generales son servidores de la nación. Cuando su servicio es completo, el país es fuerte. Cuando su servicio es defectuoso, el país es débil.”

“Así pues, la norma general de las operaciones militares consiste en no contar con que el enemigo no acuda, sino confiar en tener los medios de enfrentarte a él; no contar con que el adversario no ataque, sino confiar en poseer lo que no puede ser atacado”

Es decir, tener presencia (intimidatoria o activa) en los lugares de origen de los conflictos, para que el “gigante agresivo” no llegue a nuestros hogares y podamos descansar con la certeza de que a miles de kilómetros héroes anónimos, pero de uniforme y con las herramientas adecuadas, velan porque nuestro sueño sea tranquilo.

 

María Saavedra Inaraja

Directora

Cátedra Internacional CEU Elcano. Primera Vuelta al Mundo

La Real Sociedad Geográfica se adhiere a la Cátedra Internacional CEU Elcano


La Real Sociedad Geográfica es la más antigua de las asociaciones geográficas españolas y es una de las más importantes instituciones geográficas adheridas a la Cátedra Internacional CEU Elcano. Primera Vuelta al Mundo. Fue fundada en 1876 con el nombre de Sociedad Geográfica de Madrid, siguiendo las corrientes e ideas de una época que consideraban los contactos entre naciones, la expansión colonial, los descubrimientos y la Geografía un objetivo prioritario del quehacer de los países y de los Estados.

 

 

 

 

 

 

 

 

En la actualidad, la Sociedad mantiene vivos los mismos objetivos fundacionales, pero ampliados con los nuevos problemas espaciales y ambientales de nuestra época, que convierten a la Geografía en un saber estratégico y en tema de atención prioritario de cualquier sociedad culta de nuestros días.

La Real Sociedad Geográfica edita, sin interrupción desde 1876 – salvo los tres años de la Guerra Civil Española – un Boletín (BRSG) en cuyas páginas se encuentran presentes las firmas de los geógrafos, historiadores y otros profesionales del mayor prestigio de cada momento: Canovas del Castillo, Joaquín Costa, Lucas Mallada, Beltrán y Rózpide, Súarez Inclán, Gregorio Marañón, Torroja y Miret, Puyol Antolín, Núñez de las Cuevas, Velarde Fuertes, entre otors muchos.

Los fondos de la Cartoteca de la Real Sociedad Geográfica, con 8.145 mapas, se encuentran actualmente depositados en la Biblioteca Nacional.

La adhesión de la Real Sociedad Geográfica a la Cátedra se suma a la de otras prestigiosas instituciones geográficas: la International Geographical Union (IGU) o Unión Geográfica Internacional (UGI), la European Association of Geographers (EUGEO), la European Association of Geographers (EUROGEO) y el Instituto Geográfico Nacional de España (IGN), dependiente del Ministerio de Fomento.

En sintonía con los objetivos de Mapfre, entidad patrocinadora, la adhesión de la UGI, de EUGEO, de EUROGEO, del IGN y de la Real Sociedad Geográfica refuerza el compromiso de la Cátedra con la sostenibilidad y la Agenda 2030.

Elcano, ejemplo máximo de resiliencia


La Universitat Abat Oliba de Barcelona, promotora de la Cátedra Internacional CEU Elcano. Primera Vuelta al Mundo, ha acogido la presentación del libro Breve biografía de Juan Sebastián Elcano y la primera vuelta al mundo. Este libro, escrito por Francisco Javier Castellá y Miguel R. Planas y editado por Ediciones Paulinas, coincide con el 500 aniversario de este hito histórico.

Para Planas, “fue el inicio, quizá, de una globalización que ya no se detuvo y que 500 años después seguimos celebrando”. Según el este autor, “a nivel antropológico esta hazaña lograda por Elcano abrió las puertas a un conocimiento mucho más extenso”.

Castellá, por su parte, afirma que al escribir esta biografía vio en la figura de Elcano una referencia para la sociedad actual “en un momento en el que hay falta de figuras similares a Elcano”. El libro, además de aportar conocimiento sobre un hecho histórico como lo fue la primera vuelta al mundo, repasa las circunstancias que tuvo que superar Elcano, por lo que Castella espera que “esta biografía ayude a ver a aquellas personas que están viviendo situaciones complicadas que de todo se sale”.

En este mismo sentido ha cerrado el acto el rector, Rafael Rodríguez-Ponga, que ha querido poner en valor el ejemplo máximo de resiliencia de Elcano, y lo ha hecho citando una frase de la propia biografía: “Elcano era un hombre que supo luchar hasta el final”.

La Primera Vuelta al Mundo, una conmemoración necesaria


El lunes 28 de octubre de 2019 se celebró la mesa redonda titulada «La Primera Vuelta al Mundo: una conmemoración necesaria», en el Colegio Mayor Nuestra Señora de África, como contribución de la AEEP a este quinto centenario.

Intervinieron María Saavedra, directora de la Cátedra Internacional CEU Elcano, Primera Vuelta al Mundo, y directora del grado de Historia de la Universidad CEU San Pablo, y Rafael Rodríguez-Ponga, presidente de la AEEP y rector de la Universitat Abat Oliba CEU de Barcelona. A lo largo del acto se explocó el sentido de la conmemoración y la puesta en valor de la figura de Juan Sebastián Elcano, al frente del grupo que logró la Primera Vuelta al Mundo.

Imagen de la noticia: Sokehs Rock, isla de Ponapé (Pohnpei, Estados Federados de Micronesia), obra de Javier Galván

What an exciting and meaningful project


Así califica Deb Castella, director de Alianzas Estratégicas de Mission Blue, a la Cátedra Internacional CEU Elcano. Primera Vuelta al Mundo. La legendaria oceanógrafa Sylvia Earle, premio Princesa de Asturias de la Concordia 2018, dirige Mission Blue, una ONG dedicada a la exploración y a la protección de los océanos.

Ver tráiler oficial de Mission Blue

La gesta llevada a cabo entre 1519 y 1522 por Elcano estuvo protagonizada por marinos, que surcaron aquello que nos une y que permitió la primera globalización: el mar. La adhesión de Mission Blue a la Cátedra responde al compromiso con la sostenibilidad de su patrocinador: Mapfre.

La Geografía con la Cátedra Internacional CEU Elcano


En las últimas semanas, y gracias a la labor de Sara Izquierdo, miembro de la Comisión de Coordinación de la Cátedra y profesora de Geografía de la Universidad CEU San Pablo, se han adherido a la Cátedra Internacional CEU Elcano. Primera Vuelta al Mundo cuatro importantísimas instituciones geográficas:

  • International Geographical Union (IGU/UGI)
  • Association of Geographical Societies in Europe (EUGEO)
  • European Association of Geographers (EUROGEO)
  • Instituto Geográfico Nacional de España (IGN)

Su adhesión a la Cátedra se hace desde el convencimiento de que la circunnavegación de la tierra entre 1519 y 1522 merece tener un protagonismo académico acorde con lo que esta expedición supuso para la humanidad.

Sólo en el ámbito de la Geografía, la gesta de Elcano es un hito con connotaciones extraordinarias, derivadas del descubrimiento de nuevas tierras y mares, así como de las numerosas comprobaciones que pusieron al conocimiento donde antes había sólo había imaginación e intuición.

La International Geographical Union (IGU) o Unión Geográfica Internacional (UGI) es una organización internacional no gubernamental profesional dedicada al desarrollo de la disciplina geográfica. Desde su creación en 1922, se centra en promover la geografía a través de la iniciación y la coordinación de la investigación y la enseñanza geográfica en todos los países del mundo.


 

La European Association of Geographers (EUGEO) posiciona la Geografía en el centro del debate europeo, siendo sus objetivos la cooperación entre las diferentes sociedades y asociaciones geográficas nacionales y regionales de la UE, la participación en proyectos conjuntos para estudiar los problemas europeos, la  identificación de nuevas responsabilidades científicas y educativas para la Geografía dentro de Europa y el establecimiento de relaciones con la Unión Europea.


 

La European Association of Geographers (EUROGEO) tiene su origen en la European Standing Conference of Geography Teachers Association (1979). Se trata de una sociedad científica europea, miembro desde 1987  de la Conferencia de las ONGs Internacionales del Consejo de Europa, que promueve la educación geográfica y el pensamiento espacial para el conocimiento y la comprensión del mundo y del fenómeno de la globalización.


 

El Instituto Geográfico Nacional de España (IGN), dependiente del Ministerio de Fomento, fue creado el 12 de septiembre de 1870 para trabajar en «la determinación de la forma y dimensiones de la Tierra, triangulaciones geodésicas de diversos órdenes, nivelaciones de precisión, triangulación topográfica, topografía del mapa y del catastro, y determinación y conservación de los tipos internacionales de pesas y medidas». El Real Observatorio de Madrid, que se integra en el IGN, se remonta al reinado de Carlos III que, a propuesta del célebre marino y cosmógrafo Jorge Juan, ordenó su creación hacia el año 1785. Los cuerpos asignados al IGN son el de Ingenieros Geógrafos, el de Astrónomos, el de Ingenieros Técnicos en Topografía y el de Técnicos Especialistas en Reproducción Cartográfica.


 

La Cátedra Internacional CEU Elcano. Primera Vuelta al Mundo nace a través de un convenio firmado por la Armada Española y la Universidad CEU San Pablo en el marco de las conmemoraciones del V Centenario de la expedición de la primera vuelta al mundo de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano (1519-1522). La Universidad CEU Cardenal Herrera, la Universitat Abat Oliba CEU y la Fundación San Pablo Andalucía CEU completan la relación de promotores de la Cátedra.

En sintonía con los objetivos de Mapfre, entidad patrocinadora, la adhesión de la UGI, de EUGEO, de EUROGEO y del IGN refuerza el compromiso de la Cátedra con la sostenibilidad y la Agenda 2030.

Magallanes y Elcano. La primera vuelta al mundo y la globalización del cristianismo


«Magallanes y Elcano. La primera vuelta al mundo y la globalización del cristianismo», conferencia de María Saavedra, directora de la Cátedra Internacional CEU Elcano. Primera Vuelta al Mundo

En su intervención, María Saavedra explica, entre otras cosas, cómo nuestros evangelizadores sabían que convirtiendo a los reyes del Nuevo Mundo se convertiría al pueblo. Así, en 1611 se construyó la Universidad de Santo Tomás en Manila, por ser conscientes de que la cultura facilitaría el “prendimiento” del cristianismo. A partir de entonces, diferentes órdenes religiosas se encargaron de ello. Otro paso importante fue llevar allí la imprenta, de forma que libros religiosos, formativos e incluso el catecismo se imprimieron en las tres lenguas oficiales: quechua, tagalo y español. Así se crearon las condiciones adecuadas para un mestizaje cultural religioso y artístico, que daban fusión a elementos indígenas, de la Nueva España, de China y Filipinas, característico hasta hoy de un arte peculiar.

Ver noticia completa

Del latín al malayo: las lenguas de la expedición Magallanes-Elcano


El 24 de octubre, Rafael Rodríguez-Ponga, rector de la Universitat Abat Oliba CEU de Barcelona y miembro de la Comisión de Coordinación de la Cátedra Internacional CEU Elcano, imparte la conferencia «Del latín al malayo: Las lenguas de la expedición Magallanes-Elcano».

Rafael Rodríguez-Ponga es doctor en Filología y ha sido secretario general del Instituto Cervantes.

Hora y lugar: 18’00 horas en la Fundación Universitaria Española (FUE), calle Alcalá 93, Madrid.