Actualidad IEH CEU

Ir a Inicio

Elcano, viaje a la historia


 

Tomás MAZÓN SERRANO, Elcano, viaje a la historia, Madrid: Ediciones Encuentro SA, 2020, primera edición, 328 p., ISBN 978-84-1339-023-9

Este libro, llamado a contar entre los principales elementos del legado de la conmemoración del V Centenario de la primera vuelta al mundo, presenta lo más relevante del trabajo de Tomás Mazón Serrano en los últimos años para difundir y dar mayor precisión y coherencia al relato de la expedición de la Armada al Maluco, con una exhaustividad, profundidad y rigor sin parangón hasta el momento.

 

Tres aspectos contribuyen especialmente al valor único de esta obra. En primer lugar, está el que Tomás nos reconstruye la ruta -derrota que dirían los marinos- de la expedición de Magallanes y Elcano, con el método y perseverancia del investigador histórico y la precisión científica del ingeniero, especialmente los acaecimientos seguidos por sus dos principales naos, la Victoria y la Trinidad. El segundo es que, habiendo revisado y estudiado todas las fuentes originales coetáneas, así como los estudios llevados a cabo sobre la gesta, especialmente en los últimos años, presenta un trabajo de síntesis y coherencia a los relatos y testimonios de sus protagonistas, escritos que a veces pueden aparecer como no concordantes. Finalmente, y sin perder de vista la grandeza épica de la gesta, Tomás nos la hace más humana por el detalle que proporciona de las vicisitudes de sus tripulaciones, desde sus capitanes generales y oficiales hasta el más humilde de los grumetes y pajes.

La metodología investigativa y el esmero científico del trabajo del autor logran que la visión -relato que se diría hoy en día- que tras su lectura nos queda de la epopeya náutica más importante de la Historia mejore notablemente aquella otra más imprecisa e incompleta que el público general puede haber tenido desde hace un siglo a través de la obra de Stefan Zweig, Magallanes, el hombre y su obra. Este último trabajo buscaba presentar un perfil sicológico de Magallanes, para lo que el autor austriaco utilizó como hilo conductor el relato de Antonio Pigafetta, arrastrando con ello sus muchas imprecisiones y fantasías. Tomás Mazón nos ofrece una obra que por su calidad puede llegar a convertirse en el referente de la gesta que sustituya a la anterior para el público general.

En resumen, con este libro, a caballo entre la divulgación de alto nivel y el rigor historicista de la revisión de los hechos y circunstancias de la expedición a la luz de todas las fuentes documentales disponibles, Tomás Mazón nos acerca a la consecución del principal objetivo del V Centenario de la primera vuelta al mundo: lograr que los españoles, pero también el mundo entero, lleguen a tener una idea precisa de la expedición de Magallanes y Elcano y de la figura y papel del marino de Guetaria en esta gesta.

La obra está concebida para ser leída independientemente, pero para aquellos que busquen mayor detalle o precisión pueden encontrarla en la página web de Tomás Mazón www.rutaelcano.com

Ignacio Horcada

Un Museo Naval renovado


 

“Y así, cuando el visitante termine su recorrido, se pretende que no solo haya disfrutado y aprendido, sino también, que tenga el convencimiento de que pertenece a una nación secular cuya Armada lleva ocho siglos al servicio de España.”

 

Con estas palabras finaliza la presentación que la web del Museo Naval dedica a la renovada exposición permanente. Después de año y medio de trabajo a contrarreloj, vuelve a abrir sus puertas a los visitantes, y lo hace con un renovado discurso, una estética más actual, aunque conserva en algunos espacios ese estilo un tanto “decadente” que a muchos nos gustaba.

La primera impresión del visitante, una vez que ha subido la escalera cubierta de madera y estructurada a semejanza de las cuadernas de un buque, es que el espacio es más diáfano, menos abigarrado de lo que era y, por tanto, el visitante puede detenerse con calma en las piezas que quiera contemplar desde cualquier punto de vista.

El discurso museográfico ha sido transformado para ofrecer una síntesis cronológica de la historia de nuestra armada. Como señala el libro Historia de la Armada recientemente editado por el Ministerio de Defensa, sobre la mar se han escrito muchas páginas de la historia de España. Y esto es lo que nos vamos encontrando. Partiendo de los retratos de los almirantes Bonifaz y Roger de Lauria, antecedentes castellano y aragonés de los marinos españoles, se inicia una travesía que nos llevará hasta las actuales misiones permanentes de la Armada Española, como la operación Atalanta contra la piratería en el Índico, o diferentes actuaciones humanitarias desarrolladas en colaboración con organismos internacionales.

 

Ático original de la Puerta del Mar, del arsenal de La Carraca

 

Desde el punto de vista del relato museístico, las cartelas y paneles que acompañan cada pieza, o dan entrada a las diferentes salas, han ganado mucho en esta nueva versión del museo. Dado que, en la actualidad, por razones sanitarias no se pueden utilizar audioguías, el visitante puede seguir de manera atractiva y ágil el recorrido cronológico. Además, la estructura del museo permite hacer otro tipo de recorridos temáticos, también señalizados a lo largo del recorrido. Todo dependerá de lo que se busque en la visita, y del tiempo con que se cuente. Si se tiene poco tiempo, siempre hay la opción de buscar las piezas más señaladas. A mi juicio, eso no es recomendable, puesto que se pierde precisamente el aporte cronológico que da sentido a la colección. En caso de no contar con un mínimo de dos horas para verla completa, sugiero hacer uno de los itinerarios transversales que se proporcionan:

  • Ocho siglos de historia
  • Marinos ilustres
  • Construcción naval
  • Del arte de marear a la ciencia de navegar
  • Armamento naval
  • La evolución de la Armada
  • Intercambios culturales

También existe la posibilidad de explorar los espacios monográficos, que centrarán la visita en algún aspecto concreto a través de una selección de piezas realizada por el propio museo.

Sin embargo, creo que, si se quiere obtener el máximo provecho de la visita, lo ideal es seguir el relato cronológico. Como señalaba recientemente el director del Instituto de Historia y Cultura Naval, almirante Juan Rodríguez Garat, el objetivo perseguido en este nuevo museo es el de poner las piezas con las que cuenta el museo al servicio de la historia de la Armada. No estamos visitando un museo de artes decorativas, o una gran pinacoteca: estamos ante la visualización de ocho siglos de historia en la mar.

 

Modelo nao Victoria elaborado por personal de la Fundación Museo Naval. 2020

 

Ya se ha convertido casi en tópico señalar que los españoles conocemos más el desastre de la Gran Armada, o la derrota de Trafalgar. Pero el tópico responde a una realidad que ha definido nuestra mirada. En la tradición cultural y artística española hay una cierta tendencia a vincular el heroísmo con la derrota honorable. Quizá sea una herencia del romanticismo, pero lo cierto es que en pintura y escultura durante años se ha representado al héroe español exhalando su último aliento, como reflejo del honor. Y no hay duda de que tenemos muchos héroes que dieron su vida entregándola por España. Pero sería injusto con la historia reflejar solo ese heroísmo. Porque también tenemos héroes que vencieron y sobrevivieron a múltiples expediciones o combates. Si en los siglos XVI y XVII España se podía considerar la gran potencia marítima es porque supo demostrar su fortaleza en el mar. Pero es que, además, la realidad de la historia de España pasa por las numerosas exploraciones científicas, que a veces ni los españoles conocemos en profundidad.

 

Combate naval

 

Pero no piense el futuro visitante que vamos a entrar en un espacio triunfalista “para mayor gloria de España”. Están presentes San Vicente, Trafalgar, Cavite, Santiago de Cuba, y tantas otras batallas en la que los barcos españoles fueron derrotados. La historia es como fue, y así se refleja en la narrativa del museo: se hilvanan victorias y derrotas, audaces exploraciones que muchas veces fueron culminadas con éxito, pero también con muchas pérdidas, como la propia expedición de Circunnavegación que conmemoramos en su V Centenario, en la que solo regresó una nave de las cinco que partieron. El himno de la Armada refleja con palabras de Pemán lo que estamos viendo en el museo:

“Hay que morir o triunfar,

que nos enseña la Historia

en Lepanto la Victoria

y la muerte en Trafalgar”

 

 

Si tuviera que destacar algún aspecto de los que se pueden ver en el museo, quizá me quedaría con la acertada presencia de avances técnicos, cartográficos y científicos que son presentados a lo largo de los siglos, y que podemos ver evolucionar en instrumentos náuticos, cartografía, construcción naval, etc. La pieza más importante en este sentido sigue siendo la Carta de Juan de la Cosa, que refleja un primitivo conocimiento de lo que después serían las Indias españolas. Tal como señala una cartela que explica las funciones de la Casa de Contratación de Sevilla, “los tratados allí publicados, traducidos a todas las lenguas cultas europeas, permiten afirmar que, en el siglo XVI, Europa aprendió a navegar en libros españoles”.

Quienes gustan de profundizar en la construcción naval disfrutarán con la cantidad de modelos y réplicas de buques que se encuentran diseminados por todas las salas. Lo mismo cabe decir del armamento: de las bombardas o culebrinas a los buques anfibios, pasando por los cañoneros que fueron ganando en tamaño y potencia de fuego.

 

Bombarda

 

Los numerosos retratos que cuelgan en las paredes del museo nos permiten recordar que la historia la hacen las personas. Los Reyes Católicos, con su matrimonio y la unidad dinástica de los reinos peninsulares, ponen las bases de la actuación de España en mares y océanos. Esos cuadros son como ventanas que permiten asomarse a un pasado en el que españoles como Hernán Cortés, Núñez de Balboa, o Juan Sebastián Elcano, permitieron completar el conocimiento de la humanidad a la vez que constataban que los mares, lejos de separarnos, consiguieron ser vía de encuentro para los habitantes del planeta.

 

Instrumental médico llevado a bordo

 

Otros personajes nos acercan a la progresiva modernización de la Armada: Patiño y las Reales Ordenanzas, Bustamante y los avances en la construcción de torpedos, o tantos otros que protagonizaron esas páginas de la historia, como Gravina, Méndez Núñez, Isaac Peral, etc.

Como he señalado, el museo ha conservado en algunos espacios especiales ese toque “vintage” de la anterior exposición: se muestra de manera evidente en la recreación de las dos cámaras de comandante de buque. Una de ellas se utiliza en la actualidad para acoger las reuniones del Patronato de la Fundación Museo Naval. Precisamente en esa sala se ha reubicado el cuadro que Augusto Ferrer Dalmau realizó para la exposición conmemorativa del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo.

Estamos de nuevo ante una de las visitas imprescindibles a realizar en Madrid. Si para conocer nuestra prehistoria, edad antigua y mundo medieval es necesario visitar el Museo Arqueológico Nacional, no debería perderse nadie esta visita a “las páginas de nuestra historia escritas en la mar”.

María Saavedra Inaraja

500 años después… la historia se repite


“Por cuanto vos, Fernando de Magallanes, caballero natural del Reino de Portugal, y el bachiller Ruy Falero, así mismo natural del dicho Reino, queriéndonos hacer señalado servicio, os obligáis de descubrir en los términos que nos pertenecen y son nuestros en el mar océano, dentro de los límites de nuestra demarcación, islas y tierras firmes, ricas especierías y otras cosas de que seremos muy servidos y estos nuestros Reinos muy aprovechados, mandamos asentar para ello con vosotros la capitulación.”

(Carlos I. Capitulaciones de Valladolid, 1518)

 

En 1519, la armada castellana capitaneada por el navegante portugués Fernando de Magallanes partía hacia la Especiería en una expedición que duraría tres años, la hazaña marítima más heroica de la historia. El piloto vasco Juan Sebastián Elcano fue quien condujo la expedición tras la muerte de Magallanes en Filipinas. Un solo barco, de los cinco que partieron, llegó a Sevilla tras culminar la primera vuelta al mundo.

Las Capitulaciones de Valladolid, firmadas en marzo de 1518 por el rey Carlos I y Magallanes, asentaron los objetivos de la expedición: encontrar una ruta a las especias bordeando el nuevo continente, América, y asegurar que las islas del Maluco se encontraban en zona española tras haber firmado el Tratado de Tordesillas, que dividía en dos partes el mapamundi (la parte española y la parte portuguesa).

500 años después, españoles y portugueses deciden volver a colaborar. El pasado mes de septiembre, los Ministerios de Defensa de la República Portuguesa y del Reino de España firmaron un protocolo de cooperación entre la Armada Española y la Marinha Portuguesa, teniendo como objetivos afianzar los lazos de amistad y la cooperación entre las Marinas de ambos países  (BOE, 8 de octubre de 2020)

De nuevo, la Armada Española actúa de Marina anfitriona (MA) y acoge a los pilotos portugueses, al igual que la expedición española acogió a Magallanes como capitán de los 250 marineros a bordo.

Dos épocas distintas, separadas por cinco siglos, pero con una idea clara: la importancia de una cooperación bilateral, por parte de España y Portugal, en el ámbito naval.

 

María González Santamaría

Estudiante de los Grados Historia e Historia del Arte. Universidad San Pablo CEU

La Guerra que yo viví. Tercio Radio Requeté de Campaña


El lunes 28 de septiembre, presentación y proyección online del libro «La Guerra que yo viví. Tercio Radio Requeté de Campaña», con la participación de:
  • Alfonso Bullón de Mendoza, presidente de la Fundación Universitaria San Pablo CEU y director del Instituto CEU de Estudios Históricos
  • Fernando Alejandre, general de Ejército
  • Félix Urrizburu, autor del libro, con un vídeo
  • Luis H. de Larramendi, presidente de la Fundación Ignacio Larramendi
Lunes 28 de septiembre
19:30 horas
Conéctate a través de la plataforma Zoom:
Código de acceso: 293414

Visita del Comandante Naval de Barcelona a la UAO CEU


El nuevo Comandante Naval de Barcelona, el capitán de navío Javier Moreno Susanna, ha visitado la mañana del 17 de septiembre la Universitat Abat Oliba de Barcelona, reuniéndose con el rector, Rafael Rodríguez-Ponga.

Durante el encuentro han tratado sobre el 500 aniversario de la expedición Magallanes-Elcano, el derecho maritimo internacional y las jornadas anuales de cultura de Defensa, conociendo in situ el nuevo sistema Hyflex de docencia hibrida.

El capitán de navío Javier Moreno Susanna y el rector Rafael Rodríguez-Ponga

 

La Universidad de Guam se adhiere a la Cátedra


El nombre del archipiélago proviene del nombre de la reina consorte de España, Mariana de Austria, que vivió en el siglo XVII, época en la que llegó la colonización española a su mayor extensión

 

La isla de Guam es considerada por muchos como la perla del archipiélago de las Marianas. En España no es muy conocida la historia común que nos une con los habitantes autóctonos de aquellas islas, los chamorros.

Y aquí estamos para contarlo porque, una vez más, nuestra historia común se remonta a la expedición Magallanes-Elcano que culminó la primera vuelta al Mundo.

Con gran alegría compartimos la noticia de la adhesión de University of Guam a los objetivos de la Cátedra, preparando de manera especial la conmemoración de la llegada de Magallanes y Elcano a aquellas islas. Llegada que les dio por fin la seguridad de que podrían sobrevivir a la terrible travesía de cuatro meses en la que habían atravesado el Pacífico.

Foto de familia de la visita de la senadora Kelly Marsh y los profesores de la Universidad de Guam, Carlos Madrid y David de Frutos,  al Cuartel General de la Armada. Junio 2019

Para aquellos que aún conocen poco sobre aquellas paradisíacas islas,  podemos presentarlas como  las islas más septentrionales de Micronesia. La superficie de las Marianas es de 1026 km². Se sitúan al este de Filipinas y al sur de Japón. El nombre del archipiélago proviene del nombre de la reina consorte de España, Mariana de Austria, que vivió en el siglo XVII, época en la que llegó la colonización española a su mayor extensión, en aquella época en que con toda la razón se podía afirmar que en el Imperio español no se ponía el sol.

Pero iniciemos el relato. cuando la expedición al mando de Magallanes logró atravesar el ansiado paso que comunicaba el Atlántico con el Marr del Sur, fue tan la alegría que tuvieron todos a bordo de las tres naves que quedaban, que además de dar gracias a Dios por haber culminado el primer objetivo de su viaje (el paso), les pareció tal la calma del mar después de la navegación pro los canales magallánicos, que rebautizaron aquel mar como Océano Pacífico.

La alegría del momento se convirtió en el inicio de una de las etapas más duras del viaje. Cerca de cuatro meses navegando por un mar desconocido, y cuyas dimensiones eran claramente mayores a las previstas por MAgallanes. LA tripulación sufrió de hambre, sed, cansancio… y su peor enemigo: el escorbuto, que acabó con muchas vids en esa parte de la travesía.

Finalmente, avistaron tierra, quizá el grito más ansiado por los exploradores de siglo XVI. El 6 de marzo de 1521, la expedición de Magallanes logró llegar a la isla de Guam, que les pareció un paraíso. Sus pobladores se mostraron amistosos, aunque pronto algunos de ellos, embarcados en pequeños botes, subieron a las naves españolas para hacerse con pequeños botines.

Aquella experiencia hizo que desde entonces se hablara de aquellas islas como de «Loa ladrones». Y desde ese momento Magallanes consideró que la isla estaba ganada para el rey de España.

Aun tardarían los españoles en valorar el autentico beneficio que la Armada de las Especiería había aportado a la monarquía Hispánica. Ciertamente, habían encontrado un paso a las Molucas. Pero, en 1529 Carlos V las cedía a los portugueses a cambio de una sustanciosa suma económica.

Sin embargo, las Filipina, y su antesala, las Marianas, se convirtieron en la joya del pacífico para España, gracias al Galeón de Manila o Nao de Acapulco que permitió un enriquecedor comercio con oriente a través del virreinato de la Nueva España. Los salones de la aristocracia española, tanto peninsular como indiana se empezaban a revestir con telas, porcelanas y marfiles procedentes de oriente.

Pronto se comenzó, partiendo de Filipinas, la evangelización de las Marianas, en la que tuvo un papel relevante la Compañía de Jesús, y de manera muy especial el beato Diego Luis de San Vítores, que comenzó la misión de la isla de Guam en 1668. Como señala el Diccionario Biográfico de la RAH,

«El apoyo de la Monarquía —entonces la Corona se hallaba sobre la cabeza taciturna de Carlos II— posibilitó la apertura del Colegio de San Juan de Letrán, destinado a los jóvenes, una adecuada infraestructura para generar las vocaciones indígenas.»

Colegio de San Juan de Letrán, en la isla de Guam

Poco después se creó la Escuela para niñas. Allí, un maestro y un asistente, o ayudante , enseñaron a las jóvenes de cuatro a once años. El plan de estudios consistía en clases de doctrina cristiana, lectura, escritura, aritmética, costura y bordado, siguiendo las pautas de la época.

Así, las islas Marianas con su centro en Guam continuaron formando parte de la Monarquía hasta que, en la guerra contra los Estados Unidos, España perdió sus últimos territorios de Ultramar.

Mapa de la entrada y puerto de San Luis en las Marianas

El resto de la historia de Guam está unido a la de la nueva nación, Los Estados Unidos de América. Tras agitadas y cruentas guerras en el frente del Pacífico durante la II Guerra Mundial, son territorio administrado por los Estados Unidos.  no tienen representación en el Senado pero están representadas en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos con un delegado que puede votar en comité pero no en el Pleno de la Cámara.

La Universidad de Guam, adherida a la Cátedra Internacional CEU San Pablo-Primera vuelta al mundo, tal como señala en su página web, se marca como misión:

Ina, Deskubre, Setbe: Iluminar, descubrir, servir

En el actual crucero de instrucción del Buque Escuela de la Armada Española, el Juan Sebastián Elcano está previsto hacer escala en Guam para celebrar una serie de actos conmemorativos en el V Centenario de la llegada de la expedición española, en los que participará la Cátedra Internacional CEU Elcano-Primera Vuelta al Mundo en colaboración con la Universidad de Guam.

 

La Virgen del Carmen navegará en la cubierta del Juan Sebastián Elcano


CEU Andalucía dona una imagen de la Virgen del Carmen al Buque Escuela Juan Sebastián Elcano

La Fundación San Pablo Andalucía CEU, en el marco del V Centenario de la Vuelta al Mundo, ha donado una imagen en bronce de la Virgen del Carmen a la Armada.El acto de entrega y bendición ha tenido lugar en la cubierta del Buque Escuela “Juan Sebastián Elcano”, que actualmente se encuentra en su base de La Carraca en San Fernando, Cádiz.

Alfonso Bullón de Mendoza, Presidente de la Fundación San Pablo CEU y Santiago de Colsa Trueba, Comandante del Buque Escuela

En dicho acto solemne participaron el Comandante del Buque Escuela, el capitán de navío Santiago de Colsa Trueba y el Presidente de la ACdP y del CEU, Alfonso Bullón de Mendoza y Gómez de Valugera; junto al Almirante Jefe de la Base Naval de la Carraca, Juan Antonio Cornago Diufain; el CEO-Director General de la Fundación San Pablo Andalucía CEU,Juan Carlos Hernández Buades; y el Comandante Naval de Sevilla, Javier Albert Pérez; en compañía de miembros del Patronato de la Fundación San Pablo Andalucía CEU y de la ACdP. Tras el acto, y siguiendo las medidas de seguridad sanitaria establecidas, los asistentes pudieron visitar el Buque-Escuela.

Alfonso Bullón de Mendoza firma en el libro de honor, frente a las icónicas fotos de la Monarquía española, vinculada desde los orígenes a la historia de la Armada

La obra, una imagen de la Virgen del Carmen sedente de un metro de alto con todos sus atributos, corona, cetro y escapulario, es un relieve en bronce del escultor sevillano Francisco Parra Garcia, colocada en una metopa de madera de iroko. La imagen está ubicada sobre el puente de gobierno del Buque Escuela «Juan Sebastián de Elcano».

El Buque Escuela es el barco más representativo y conocido de la Armada en España y es la mejor embajada de nuestra nación en el mundo. Su silueta es conocida por los amantes de los grandes veleros y tiene un gran poder de atracción para el público en los puertos allá donde atraca. La Armada se esfuerza en cuidar con esmero su buque más emblemático y simbólico, que navega desde 1928, contando con más de 90 años en la actualidad, y es memoria viva para los marinos que sirvieron en el mismo como Guardiamarinas, cursando sus estudios en la Escuela Naval Militar.


Esta es una iniciativa más que se suma a la puesta en marcha por CEU y la Armada Española hace unos meses con la creación de la Cátedra Internacional CEU “Juan Sebastián Elcano”. Primera Vuelta al Mundo. Esta cátedra, que cuenta con la colaboración de Mapfre y tiene carácter interuniversitario e internacional, trata de transmitir las consecuencias que la expedición Magallanes – Elcano tuvo para la evolución cultural y geográfica de la humanidad en el marco de su V Centenario.

Bendición de la imagen de Nuestra Señora del Carmen

Fuente y galería completa de imágenes: https://salaprensa.ceuandalucia.es/?p=51193

¡Acción! Cien años de la Legión Española


Terminamos el curso 2019-2020 rodando las últimas escenas del documental Cien años de la Legión Española. Se trata de un documental sobre la historia de la Legión desde su fundación el 20 de septiembre de 1920 hasta la actualidad.

Como primicia, una muestra de reconstrucción histórica, en este caso hecha para ilustrar un guión basado en las memorias inéditas de Piris Berrocal, que empezó de legionario y llegó a teniente coronel, ganando una Medalla Militar Individual.

 

El documental Cien años de la Legión Española se enmarca dentro de las acciones puestas en marcha desde el Instituto CEU de Estudios Históricos para conmemorar el centenario de La Legión (1920-2020).

30 de junio, Día de la Amistad Hispano-Filipina


Un año más, desde que comenzar la tradición en 2003, se celebra el Día de la Amistad Hispano-Filipina. El motivo de elegir el 30 de junio es la referencia a la resistencia de un puñado de soldados españoles sitiados en la ciudad filipina de Baler durante la guerra de independencia del archipiélago. Lo simbólico de esta fecha, sin embargo, es que conmemora un decreto firmado este día de 1899 por el primer presidente de la República de Filipinas, Emilio Aguinaldo, tras la rendición de los 33 supervivientes españoles, cuyo texto merece la pena recordar:

 

“Habiéndose hecho acreedoras a la admiración del mundo las fuerzas españolas que guarnecían el destacamento de Baler, por el valor, constancia y heroísmo con que aquel puñado de hombres aislados y sin esperanzas de auxilio alguno, ha defendido su bandera por espacio de un año, realizando una epopeya tan gloriosa y tan propia del legendario valor de los hijos del Cid y de Pelayo; rindiendo culto a las virtudes militares e interpretando los sentimientos del ejército de esta República que bizarramente les ha combatido, a propuesta de mi Secretario de Guerra y de acuerdo con mi Consejo de Gobierno, vengo a disponer lo siguiente:

Artículo Único.

Los individuos de que se componen las expresadas fuerzas no serán considerados como prisioneros, sino, por el contrario, como amigos, y en consecuencia se les proveerá por la Capitanía General de los pases necesarios para que puedan regresar a su país”.

 

Podemos reconocer en estas líneas la categoría humana y militar de Aguinaldo, que quiso honrar a aquellos hombres, ordenando que fueran devueltos a España sin recibir ningún castigo. Estamos hablando de cómo un militar -en este caso enemigo de España- reconoce el honor y el amor a la patria como valores universales, y los ve encarnados en esos hombres que llegaron al límite por defender su bandera.

 

Iglesia de San Luis de Tolosa de Baler

 

El Día de la Amistad Hispano-Filipina se celebra desde 2003, tras la aprobación por el Congreso filipino de la Ley de la República Nº 9187. En 2011, el Congreso de los Diputados español aprobaba una declaración institucional agradeciendo a Filipinas el establecimiento del Día de la Amistad, que se celebra en ambos países.

La pandemia que sufrimos actualmente en todo el planeta de nuevo nos une a todos. Y aunque no ha sido posible celebrar conmemoraciones masivas, no va a faltar en la localidad de Baler un acto institucional en reconocimiento de los hechos de 1898 y 1899. La Amistad Hispano-Filipina debe traer al recuerdo aquellos siglos de historia común, por encima de posibles desencuentros actuales y pretéritos que hayan podido producirse.

En los actos previstos para este año, nuevamente tendrá lugar la celebración de una misa en la parroquia de San Luis Obispo, donde permanecieron atrincherados los españoles, a la que seguirán diferentes discursos institucionales por parte de las autoridades locales.

 

Recientemente, la productora Musas ha realizado un exquisito documental dirigido por Jesús Balbuena, bisnieto del cabo Jesús García Quijano, uno de los 33 hombres que resistieron 337 días de asedio en la iglesia del pueblo.

 

 

Uno de los valores de este documental es que recuerda de manera objetiva, sin maniqueísmos, y a través de testimonios de descendientes de tagalos y españoles que coincidieron en el asedio a la iglesia de Baler, los hechos de aquellos “últimos de Filipinas”. La locución de Luis Eduardo Aute, tristemente fallecido hace unos meses, y la versión de la famosa habanera «Yo te diré», cantada en español y en tagalo, da un tono de nostalgia a la narración de una gesta épica.

 

Trailer documental

Canción «Yo te diré»

 

María Saavedra Inaraja

Directora de la Cátedra Internacional Juan Sebastián Elcano, Primera Vuelta al Mundo

La gesta de Elcano también es para el verano


En el marco de la universidad de verano de la Universitat Abat Oliba CEU de Barcelona, la Cátedra Internacional CEU Encano  Primera Vuelta al Mundo y la Asociación Española de Estudios del Pacífico promueven dos coloquios de gran interés:

 

  • Lunes, 22 de junio, a las 10.00 horas. «Cambios geoestratégicos globales: la primera circunnavegación», con María Saavedra, directora de la Cátedra Internacional CEU Elcano, y el vicealmirante Ignacio Horcada, exsecretario de la Comisión del Ministerio de Defensa para la Conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo. Modera Javier Parrondo, director general de Casa Asia.

 

  • Martes, 30 de junio, a las 09.00 horas. «La Primera Vuelta al Mundo: la isla de Guam y el primer contacto (1521) entre Europa y Oceanía. Homenaje a Marjorie Driver», con Carlos Madrid, director de investigación de la Spanish Pacific History, University of Guam, David Atienza, profesor de Antropología y Estudios Micronésicos, University of Guam, y Javier Galván, director del Instituto Cervantes de Manila. Modera Rafael Rodríguez-Ponga Salamanca, rector de la UAO CEU y miembro de la Comisión de Coordinación de la Cátedra Internacional CEU Elcano.

 

Plaza de España de Agaña, capital de Guam